DIY: Mascarillas faciales caseras

¡Hola a tod@s!!!

Vuelvo con un capítulo de DIY. Es que ahora me apetece más elaborar mis cosas, tengo más tiempo y ganas… Hoy os quiero hablar de algunas mascarillas faciales que podemos hacer fácilmente en casa con productos que todas tenemos habitualmente y que funcionan de maravilla. ¡Vamos!

MASCARILLA CASERA HIDRATANTE

Ideal para cuando sentimos esa sensación de piel cansada o apagada. Un buen chute de hidratación, que siempre viene de lujo. Fácil y eficaz, ¡te deja la piel fresca y luminosa!

Necesitamos:

Preparación: calentamos un poco la leche hasta que esté tibia y diluimos la miel en ella. Después agregamos el agua de rosas y la harina hasta formar una papilla. Añadid más harina o agua en función de la textura deseada.

La podemos aplicar con pincel la dejamos actuar unos minutos hasta que seque. Nos relajamos un ratito y una vez seca nos aclaramos la cara y aplicamos nuestra crema habitual.  Esta mascarilla hidrata y calma el rostro además de nutrir. Resultado: piel resplandeciente y sana. :)

MASCARILLA CASERA PURIFICANTE

Esta mascarilla es ideal para pieles mixtas/grasas o para hacernos una limpieza facial, que viene genial de vez en cuando.

Necesitamos:

Preparación: mezclamos todos los ingredientes hasta formar una papilla espesa. De agua de rosas añado una parte y la arcilla, la verdad, la añado a ojillo… Si tenéis piel seca o sensible podéis reducir la cantidad de limón y añadir mas agua de rosas.

Yo la aplico sobre el rostro y dejo que seque por completo, yo suelo dejarla bastante rato, al menos media hora. Después, me aclaro con agua fría y aplico mi crema. Cómo veis, ingredientes muy fáciles de encontrar. Yo tiro de iHerb pero los tenéis también en herbolarios y farmacias. El zumo de limón es astringente, el aceite de árbol de té un gran antimicrobiano y seborregulador. Esto sumado a la arcilla, que es uno de los mejores limpiadores que existe… ¡piel suave y purificada sin agresiones!

MASCARILLA CASERA NUTRITIVA

Ideal para momentos en que sentimos la piel reseca, descamada, cansada… esto no es sólo falta de hidratación sino que nutrir la piel también es muy importante. Debemos aportarle los nutrientes necesarios para que luzca sana y bonita.

Necesitamos: